lunes, 4 de mayo de 2009

La Fiesta

Era el cumple de quince de mi sobrina Milagros. Y mi hermana Carolina ya lo había adelantado...

-Para el cumple de Mili, tiro la casa por la ventana...
-A vos sola se te ocurre, en esta época de vacas flacas, gastarte tus últimos cartuchos en una celebración así... Alquilar este salón con el jardín que tiene...el DJ, las luces, encargarle el cattering a Marga... Y encima, un show en vivo... Cuánto te sale todo esto?
-Qué importa..? Es una vez en la vida. Le viste la carita a la nena? Espera su fiesta como si fuera lo único importante en la vida...
-Sí...está re feliz... Pero...y después?
-Después? Qué sé yo! Dios proveerá...

Durante meses fue casi el único tema de conversación. Que los preparativos, que el vestido, que los souvenirs... Todo perfectamente calculado. Cuidando cada detalle para no pifiarle en nada. Como si la fiesta de Mili fuera el objetivo de la vida... Y bien que había pensado en todo. La comida, de primera. La música, de diez. Ese vestido negro la hacía lucir radiante. Hasta se le animó a la dieta y logró bajar como quince kilos. Desde que quedó viuda no la había vuelto a ver feliz... Y esa noche, brillaba. Se nota que no había escatimado en nada. Yo siempre le rompí con que cuidara el mango, que no malcriara tanto a Milagros... Única hija, con padre pasado a mejor vida, con madre condescendiente y culposa... Menos mal que su tío es un ratón, que si no... La crisis del 2001 y los dos divorcios habían logrado que me convirtiera en el último ejemplar consciente de la familia... En realidad, un ejemplo de nada. Pero austero como el mejor... En cambio, el resto... Carolina siempre gastó más de lo que ganó. Y todo para la nena... Mis dos hijos, bien aleccionados por la mamá, me chupan hasta el último centavo. Y la crisis financiera internacional se ocupa del resto...


-Che, amargado...no venís a bailar?
-Dejá, Caro... Estoy bárbaro con mi novia, sentadito, mirando...
-Mirando? Ja ja. No tomés tanto que ya vas por la segunda novia... Hablando de novias...la viste a Leticia?
-Qué Leticia?
-Bobo...tu noviecita de la secundaria...
-El corchito erótico? Noooo! Pará que me escondo...
-No te gastés...ya te vió. No la reconociste? Claro...está cambiada... Platinada, delgada...y un poquito estirada, también...
-Y alta como una modelo, también... No me jodas... Qué hace acá? Quién la invitó?
-Yo, salame... O no te acordás que éramos compañeras en el cole?
-Pero si no se vieron nunca más...
-Porque ella se fue a vivir a Suiza, con los abuelos, después del accidente en el que murieron los padres...
-Nunca me enteré de nada... No, en serio... Dejá... que no estoy para nada ni nadie... Lo único que me falta, ahora... Reencontrarme con antiguos amores...
-Vos te la perdés, bobito...

Y se rajó a bailar. Me quedé pensando en que mi hermana tiene una energía a prueba de todo... Todo lo que planificó, organizó, ejecutó... Y todavía, con pilas para comandar el trencito y saltimbanquear de acá para allá. Allá iba ella. Gorrito en la cabeza, matraca en una mano, corneta en la otra y veinte boludos colgados de su cintura... Uy! Qué ganas de mear..!

Mientras meaba, me dí cuenta que las cosas tenían movimiento, como dice Baglietto... O será por lo que chupé? Porque el mingitorio, el techo, la pileta y el seca-manos iban y venían... No. Mejor salgo al jardín a tomar un poco de aire...

Ahora sí... Con un puchito, estaría completo... A ver, me quedan dos... Uno, para ahora. Y el otro, para...
-El otro, para mí... Nunca viene mal tener uno de más, no? Nunca se sabe lo que el destino nos puede deparar...

-Leticia? Qué hacés por acá?
-Quise fumar y me dí cuenta que no había traído cigarrillos... Me dije con suerte, en el jardín, podré encontrar a alguien que me pueda convidar. Pero fuego, tengo... También para vos...
-Pero...qué sorpresa, che! Mi hermana me dijo que estabas, pero nunca te hubiera reconocido... Estás muy...
-Cambiada?
-Sí, cambiada... Vos no estabas en el exterior?
-Viví en Suiza. Luego en Francia... Me casé con Pierre, mi marido... Tuvimos dos chicos. Me divorcié. Canadá, Estados Unidos... Otra vez Francia, otro amor...otro desamor... Luego Méjico... Y hace quince días volví a la Argentina, de paseo. Trabajo en una multinacional, una empresa de agroquímicos, con sede en Guadalajara. Tengo un cargo importante. En dos semanas vuelvo al ruedo. Pero no quise dejar pasar la oportunidad de visitar a Caro... Y por nada del mundo me perdía la fiesta de Milagritos...
-Pero...vos tenías contacto con ellas?
-Con Caro? Obvio! Hace cuatro o cinco años que chateamos todas las semanas... Pero, verla? No, no...
-Guau... Qué loco, no? Nunca me dijo nada...
-Y por qué habría de hacerlo? No obstante, te digo...sé todo acerca de vos... De tus hijos, de tus divorcios... Entramos? Está comenzando a llover...
-Dale...


Entramos. Y nos prendimos en el furgón de cola del último trencito de la noche. Todavía aturdido por el vino y la sorpresa, alcancé a ver como mi hermana me guiñaba un ojo y desaparecía por el otro costado del salón. El trencito que se desmembraba...unos por acá, conmigo... Otros por allá... Y Leticia, con ellos... Uno de mis hijos acudió en mi auxilio y me salvó de quebrarme una pata con el escalón del desnivel...

-Papá, nos llevamos el auto...
-Pará, pará... Quién maneja?
-Yo... No tomé nada...
-Seguro, no? Mirá que no quiero ir a buscarte después a...
-Si te lo llevás vos, y te paran, cagaste... No jodás, viejo...
-Está bien...pero me dejan en casa...
-No, Pá... Estamos con dos chicas... Dale...tomate un tacho...

Después de maldecir por un largo rato el haberles enseñado a manejar, el tener el sí flojo y el haber perdido de vista a Leticia, agarré el saco, saludé a mi sobrina, a mi hermana, al resto de la parentela, amigos, conocidos y demás deudos, y atravesé el salón. Una última mirada. Nada. Ni rastros de mi amiga. Crucé la puerta de entrada y me recibió el chiflete del invierno. La lluvia y el viento eran dos hermanos, corriendo furiosos por el terraplén... Y de golpe me ví, como el viejo Matías, en un banco oscuro, mojado y mugriento, esperando al veintiúnico tachero que pudiera pasar por allí. Pensé Maldición! El puto va a tardar como media hora, y yo acá, mojándome como un bolu...


-Lo llevo, señor?
Me sorprendí. Esperaba un taxi medio pedorro, y no esa nave francesa de última generación. Un tachero con cara de sueño, y no a una platinada bajita con cara de pícara...

-No la comprometo, no?
-Faltaba más... Será un placer...

Subí. Me ajusté el cinturón, sonreí, y antes de que arrancara, le pregunté:

-Me podrá alcanzar hasta casa, después?

Me miró. Sonrió. Y me contestó:

-Sí, sí... Prometo que mañana, antes del mediodía, lo llevo...

Georgie

10 comentarios:

Evan dijo...

Me encanta ese final, me encantan los reencuentros y me encanta cuando las cosas pasan así de sorpresa...

Hoy es lunes, ya volviste a tu casa o seguís con la peticita platinada? :P

Un beso, que tengas una linda semana!

Stella dijo...

Ahh, que lindo te salió!
Me gusta como te sale, re entretenido hasta el final!

Besooos

Georgie dijo...

Evan,
Me parece que me duran los efectos del chupi, porque juro haberte respondido el comentario...
A casa volví. Después de un finde maravilloso con la pelirrojita que, dicho sea de paso, es más alta que "Corchito", y divinamente erótica...
Beso y buena semana.

Stellita,
Me alegra que te haya entretenido. Fue lo deseado. Me encantan las ficciones. Y, de vez en cuando, alguna lamparita se prende...
Besotes.

Acuarela dijo...

Maravilloso... que final
Hay oportunidades que no se pueden dejar pasar y un reencuentro es una de esas.
Un beso

Anónimo dijo...

entre el " fumo 3 o 4 puchitos"..y el "divinamente eròtica"--mmmmmm...va bajando en el ranking de credibilidad..don chorchi...

Georgie dijo...

Acuarela,
Totalmente de acuerdo con vos. Con los mismos protagonistas o con otros, "el sabor del reencuentro" es maravilloso y decididamente muy oportuno...
Otro para vos.

Ay, mi querida Anónimo, mi Dama de rojo... Yo le digo la verdad, pero si ud. no me cree...
No me queda otra...deberé someterla a terapia de convencimiento intensivísima...
Comienzo con beso gordito...luego, ya veremos...

Anónimo dijo...

queridos amigos de amores que matan, elegi como siempre su blog para entregarle mi premio CRUZ DEL SUR. espero que le guste.
retiren el premio en http://cruzdelsur.fullblog.com.ar/post/premio-cruz-del-sur-2009-901241905673
saludos

©Claudia Isabel dijo...

Me encantó la historia...fue asi Georgie?
con vos nunca se sabe donde empieza la realidad o la ficción, uhmmm...cuando puedas contame!
Abrazo de osa!

Georgie dijo...

Gracias, amigo de Cruz del Sur.

Claudiña,
Linda ficción, no?

Besos reales!

©Claudia Isabel dijo...

Georgie, que vacaciones largas te tomaste...a ver si arrancás con alguna de tus historias!!!
Un abrazo con beso incluido