miércoles, 4 de marzo de 2009

Debajo de la lluvia

Debajo de la lluvia transitan mil paraguas.
Debajo de un paraguas se acomoda tu sombra.
Debajo de tu sombra se esconde la chiquita.
Y alrededor de ella, transcurriendo, las horas.

Hoy volví a visitarnos. La misma melodía
me llenó de nostalgia. El olor a jazmines
dejó aflorar la magia... Y por algún instante
fuimos luces y sombras...entre alegres y tristes.

Debajo de la lluvia se esconden dos pasados.
Y alrededor de ellos, alternando matices,
la chiquita frágil, el eterno inconforme.
Engañando al olvido, entre risas y bises.

Debajo de un paraguas se acomodan las horas.
Se adelantan, atrasan... Se moldean e inventan.
Contemplo tu nostalgia, amiga de la plaza.
Y la niña me observa. Anhelante y atenta.

Debajo de mi sombra amaneceré en mi fuego.
Y serás, de mis musas, la más inspiradora.
Viajeros del ayer con boletos de vuelta.
En tu luna, mi lluvia. Y en mi casa, tus horas.

Georgie

6 comentarios:

Stella dijo...

Mirá, decí que tengo que estar sentada para teclear, porque te aplaudiría de pie.
¡¡ME EN CAN TÓ!!

La frase "viajeros del ayer, con boletos de vuelta" creo que resume toda la ilusión del post!
Hermoso, Georgie, me alegra muchísimo!

Besotes!

Georgie dijo...

Se le agradece, cara amica...
De vez en cuando me pinta una poesía. Sé que mi estilo es medio jovatón (tirando a medieval, diría). Pero en épocas de poca inspiración (y siendo fiel a una sola musa), vale, no?
Besos!

Evan dijo...

Ahh me encantó Don Jor!!!

Nada de medieval ni jovatón, es un poemón... o sino yo debo tener el gusto anticuado porque me fascinaron tus letras.

Besitoshhh

Georgie dijo...

Ay, Evan...
A cuántos poetas les dirás lo mismo...
Pero como no tengo una pizca de falsa modestia, te lo agradezco de corazón.
Beso con destino mesopotámico!

Anónimo dijo...

Nada mejor que un dìa de lluvia, para confesarle que comparto su fascinaciòn por la misma...

Aunque al principio de sus poemas nostalgiosos lo haya querido ocultar en la bronca de haber sido descubierta ...

quiero decirle que sus palabras han llegado a esos rincones que parecìan inviolables...y le agradezco la paciencia para encontrar la grieta de acceso...

atte suya

Georgie dijo...

Querida anónima...
No sé si Ud. lo había advertido antes, pero poseo una fama bien ganada...no hay membrana que se me resista.
De todas formas, y fiel a mi costumbre de cultivar un perfil más bien bajo, le confieso que presto especial atención cuando Ud. me insinúa las grietas... Para, así, penetrar en sus rincones mejor guardados...

Besos por debajo del paraguas...